Perder Peso: Bebidas Que Te Ayudan a Llegar A La Meta

Si hay algo que mueve masas, deseos, suspiros y emociones además del amor y el desamor, definitivamente es la necesidad de muchos seres humanos de perder peso.

Solo basta con entrar a la Web para encontrarse una cantidad tan abrumadora de artículos e información que te hablan de cómo bajar unas libras, que finalmente no sabes cuál elegir, o si al hacerlo, te estarás perdiendo de alguna fórmula más rápida y efectiva.

Yo, que en mis últimos 20 años de vida, he lidiado con el sobrepeso, pero que además crecí con constantes subidas y bajadas de kilos, no solo he visitado cualquier cantidad de médicos, hecho incontables dietas y creído en numerosos y fraudulentos métodos milagrosos, sino que además puedo dar fe de lo sobre saturado que está el mercado con productos, medicamentos, estrategias y ofertas que te tratan de vender la pérdida de peso como la solución a todos tus problemas.

Sin embargo, descubrí, o mejor dicho, asumí, después de muchos intentos que, solo con voluntad y el cambio de los hábitos de alimentación, así como la introducción de ejercicios físicos en mi rutina diaria, podía mantenerme en el peso que anhelaba y con el que me sentía a gusto.

No hay fórmulas mágicas y ni siquiera, las intervenciones quirúrgicas dan resultado si estos elementos que te acabo de mencionar no están presentes en tu día a día.

Sin embargo, también en el camino hacia mi peso ideal, descubrí algunos bonus extra que me han ayudado en el proceso de remodelación de mi cuerpo y que hoy tendré el gusto de compartir contigo, que si estás aquí, es porque te interesa mantenerte en forma, así que sin más preámbulos, ¡Comenzamos!

Vida Natural

Confieso que cada vez que alguien me decía que debía aprender a alimentarme, pensaba en lo pesados que se vuelven quienes insisten en estos temas pues dar opinión o consejos que nadie te pide, para mí resulta bastante odioso. Y entonces, siendo así, sentía una especie de obligación que no quería ni necesitaba en mi vida.

Lograr tu peso ideal, en primer lugar depende en gran medida de tu alimentación y del hecho de comer sano y al menos en un 80 por ciento, depende de la buena relación que tengas con los ingredientes naturales y toda esa maravilla que desde la sabia naturaleza, nos ha sido regalada para alimentarnos y sanarnos.

Así que poco a poco, en medio de mi proceso, con el cual aún continúo, comencé a relacionarme con ciertas especies que aunque había escuchado nombrar por buenas y maravillosas, no había incluido en mi vida y mucho menos en mi dieta, o al menos no de un modo sano.

Confieso, que uno de los pasos más duros, al menos para mí, de todo este proceso, fue y es aprender a alimentarme y salir de todos esos productos que ni me alimentaban ni le hacían bien a mi cuerpo. 

Entenderlo estuvo complicado, especialmente porque soy bastante testaruda pero además, no es que me encante la cocina por lo que cada vez que podía, comía en la calle, generalmente, y escogía por comodidad comida rápida.

Así que lo que más me costó fue comenzar a cambiar mis hábitos de consumo y pues como había pasado toda una vida haciendo las compras de acuerdo a rutinas rápidas y prácticas, me encontré con que en el mercado, ya eran pocos los artículos que podía adquirir.

Aunque siempre me gustaron mucho las ensaladas y las frutas, no es que tenía un menú muy amplio de cómo preparar las verduras, hortalizas, legumbres y el resto de lo que necesitaba para comenzar a comer de una manera saludable.

Mis rutinas hasta entonces incluían muchísimos carbohidratos, azúcares y grasas que para nada son buenas, así que no tener que comprar eso, era mentalmente como salir del mercado con las manos vacías.

Tuve que buscar menús para saber exactamente qué era lo que quería comprar y cómo lo iba a preparar y tuve la suerte de encontrarme con personas muy amables que mientras iba comprando, me hablaban de los beneficios de todas esas especias y frutas que ahora se instalarían en mi despensa.

De esa manera, comencé entonces a buscar y a probar tés, infusiones, bebidas y otros menjurjes que prometían acelerar el metabolismo, regular mi digestión, nivelar mis niveles de azúcar y en fin, ayudarme naturalmente en todo este proceso que ahora sí, había decidido vivir con responsabilidad.

Además de comenzar a comer de una manera muchísimo más saludable, inicié una rutina de ejercicios con un experto y no por mi cuenta como siempre lo había tratado de hacer pero otra de las nuevas normas en mi vida incluyó el consumo de manera urgente e inmediata de agua, pues confieso que la consumía muy poco a pesar de conocer cuáles son los riesgos de no estar bien hidratados.

El primer resultado fue de 5,2 kilogramos menos en los primeros dos meses, pero además, la reducción asombrosa de medidas y comenzar a ver cómo mi cuerpo iba deshaciéndose de esas formas redondeadas y adquiriendo la tonicidad muscular producto de los ejercicios adecuados. Estuve muy complacida.

Pero como ya te dije, incluí algunos truquitos que me sirvieron para sanar mi cuerpo y que son los que me han traído hasta aquí hoy.

Mis Ayudantes

Desde siempre, he sido reacia a consumir medicamentos o algún tipo de drogas. Creo que haber sufrido de asma desde los 4 meses de edad hasta los 12 años, me hizo pasar por las emergencias de clínicas al menos una vez al mes en todos esos años, sin mencionar la cantidad de jarabes, tratamientos, pinchazos y demás prácticas médicas que por mi condición, debía asumir.

Entonces, al librarme del asma y de todas las complicaciones que trajo a mi vida, me volví una intolerante de la medicina en cualquiera de sus presentaciones por lo que siempre busco todas las opciones antes que tener que verme en la imperiosa necesidad de tomarme una pastilla o una cucharada de jarabe, así que para mí, las hierbas, los tés, las infusiones y todo lo que se prepare con elementos de la naturaleza, siempre serán la primera opción.

Por si fuera poco, mi última pareja y padre de mi hijo menor, es un hombre de campo que sabe mucho del tema por lo que en casa nunca faltaba un tecito de alguna raíz, fruto o planta.

Cuando inicié formalmente mi proceso de pérdida de peso, comencé a tomar entonces varios de esos preparados que siento que me ayudaron a desinflamar y a acelerar el metabolismo Claro está, no los tomé todos juntos, pero sí los alternaba y hacía uno cada día.

De ellos te contaré en las siguientes líneas así que busca lápiz y papel para que comiences a anotar y sepas que son muy fáciles de preparar y además, te dan beneficios que son encantadores para esos procesos que comenzamos con fundamento.

Agua de Cáscaras de Piña

Es de mis aguas favoritas y la mantengo siempre preparada en la nevera pues además, es muy refrescante y su sabor, divino.

Te recomiendo tomar un vaso en ayunas diariamente por todo el tiempo que quieras pues lejos de traerte alguna contra indicación, sus beneficios te harán adicta a ella.

Por si no lo sabías, la piña contiene vitamina A, C, E, B6, calcio, potasio, y ácido fólico, pero además, su cáscara tiene fibra, magnesio bromelina, que son componentes que ayudan varios órganos y problemas de salud de tu cuerpo como por ejemplo, favorecer las funciones del intestino delgado.

Pero entre sus propiedades, además está la de desinflamar, desintoxicar y limpiar el aparato digestivo, por lo que consumirla en las mañanas antes del desayuno, ayudará a que tu organismo esté libre de toxinas.

Con ella, podrás tener una ayuda para la digestión, prevenir el estreñimiento y controlar tus niveles de glucosa en la sangre, sin dejar de mencionar que debido a la fibra que contiene, podrás desinflamar tu anatomía gracias a la Bromelina presente entre sus compuestos, que se encarga, entre otros, de participar en la descomposición de las proteínas y tiene efectos antiinflamatorios.

Para prepararla solo tienes que poner a hervir las cáscaras o conchas de dos piñas pequeñas o una grande en cinco litros de agua. Puedes agregar un toque de canela si es tu gusto. Después de hervir por unos 20 minutos, apaga, reserva y guarda en la nevera.

Toma un vaso de esta agua en ayunas y no solo será muy refrescante sino que además, te dará una sensación de saciedad casi de manera inmediata.

Té de Jengibre

Además de reforzar tu sistema inmune, mejorar tu digestión y prevenir enfermedades respiratorias, éste té te hará quemar grasa de tu zona abdominal de maneras increíbles.

Este té lo puedes tomar en ayunas y puedes alternar por semanas si ya estás tomando otro. Es de mis favoritos pues además de todos los beneficios que tiene, uno de los que más me gusta de él es que protege la salud cerebral.

Y es que según estudios recientes, el jengibre aleja al cerebro de trastornos como el Parkinson y Alzheimer, además de mejorar la memoria y otras funciones cognitivas.

Además, al consumir una taza al día de este té, se reducen considerablemente los dolores y molestias musculares, sin dejar de mencionarte que también sirve como analgésico en muchos casos.

El jengibre es supresor del apetito e incrementa la quema y absorción de grasas, especialmente en el área de cintura y abdomen, así que una taza de este té al día, te ayudará a eliminar esos rollitos indeseados.

Té de Cúrcuma y Limón

La curcumina es un compuesto de la cúrcuma relacionado con la pérdida de peso y además, con la disminución de grasa en el hígado pero que además, tiene el enorme beneficio de acelerar el metabolismo y por si no lo sabías, esto se traduce en que tu gasto de energía aumenta y esto favorece la pérdida de peso.

Por su parte, el limón, que es otro de mis ingredientes favoritos en la bolita del mundo, no solo ayuda a que tus papilas gustativas estén limpias y por ende, se te quiten las ganas de comer dulces, sino que además tiene un efecto diurético que te ayuda a sacar de tu organismo el exceso de líquido.

Cuando los tomas juntos, entonces imagina el poder que tienen en tu cuerpo, así que es recomendable que tomes una taza de este té tibio entre cada comida.

Su preparación es muy fácil. Vas a mezclar 150 mililitros de agua con una cucharadita de polvo de cúrcuma y una cucharadita de jugo de limón. Hierves durante 10 o 15 minutos y te lo tomas tibio. 

Agua de Limón

Como ya te dije antes, el limón es de mis ingredientes y frutas preferidas no solo porque amo su sabor y olor, sino además porque es un excelente diurético y vaya, por recetas de la abuelita, era una cosa así como lo mejor de lo mejor para todo.

Tomar agua de limón durante el día, aunque en sí no es que te ayude a perder peso, si favorece la limpieza de tu organismo, especialmente porque sirve como una especie de depurativo que te ayudará a eliminar líquidos y por supuesto, te ayuda a deshinchar.

Además, como es fuente de fibra, contribuye con la sensación de saciedad, por lo que esos ataques de hambre serán menos frecuentes y cuando te toquen, no será precisamente dulce lo que irás a buscar.

Además de que es muy refrescante y puedes consumirla a cualquier hora del día, el agua con limón es rica en nutrientes antioxidantes que hacen que tu cuerpo elimine con mayor facilidad las toxinas acumuladas.

En mi caso, trato de consumir toda el agua del día con limón, pero esto ya es un gusto adquirido así que tu, puedes preparar una jarra de un litro, agregar el jugo de tres limones grandes e ir consumiéndola poco a poco durante el transcurso de tu día.

Si los bebo todos ¿bajo de peso?

Que la emoción no te nuble la razón, pues si bien es cierto que estos tés y bebidas pueden ayudarte a alcanzar tu meta, también es cierto que cada individuo en este universo tiene características personalísimas, así que antes de comenzar a probar con ellos, es recomendable que consultes con tu médico.

Y no, no es exageración, pero cada cuerpo es distinto y es mejor que sea un profesional, tomando en cuenta tus antecedentes de salud y tus padecimientos, quien te de el visto bueno para que lo tomes.

Hay personas alérgicas o con problemas de azúcar o te presión arterial que no deben consumir ciertos ingredientes porque para sus padecimientos, éstos están contraindicados, así que lo mejor es que tu médico te apoye en tus decisiones.

Recuerda además que todo lo que vayas a consumir debes hacerlo con moderación, sin excesos y especialmente, sin mezclar una cosa con la otra. Sé bien que si tu meta es perder peso, estarás motivado de más cuando comiences a ver resultados, pero ten en cuenta, por favor, que todo lo que hagas debes hacerlo con seguridad, confianza y especialmente, prudencia.

Más que bajar de peso porque tienes kilos de más, planifica una rutina diaria en la que no solo incluyas estas bebidas, sino que además las combines con buena alimentación y hábitos de ejercicio que te ayuden a llegar a tu meta. Sé que puedes. Creo en ti.

Written by

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *