Merkaba: ¿Qué es y qué beneficios trae activarlo?

Una vez que entramos en el camino del despertar espiritual y la transformación de nuestra conciencia, muchos son los términos y temas que comienzan a llegar a nosotros para ir complementando lo que ya por intuición y memoria universal, sabemos pero no recordamos.

El Merkaba es parte de estos términos que pertenecen al despertar de la conciencia, a la Geometría Sagrada y que en definitiva, forma parte de lo que que nos da una nueva visión que también podemos agregar a nuestro proceso espiritual, de iluminación y de despertar.

Muchas veces, en mi propio proceso, he leído, escuchado y visto que para continuar el camino hacia el despertar de la conciencia debemos aprender y desaprender. Esto quiere decir que muchos de los conocimientos, experiencias y juicios que aprendí a lo largo de mi vida, probablemente deban ser desechados para dar paso a nuevas experiencias que se acerquen un poco más a la verdad del universo y de ese Yo Superior al que quiero acercarme.

Sin embargo, una de las situaciones que más me ha llamado la atención es una historia sobre Atlantis, esa ciudad perdida que se dice que existió y que actualmente, nadie sabe a ciencia cierta si fue real o no, pero que en el mundo espiritual, se tiene la certeza no solo de que existió sino de que el ser humano proviene de ella

Bueno, sobre Atlantis o la Atlántida, como también se conoce, ya te contaré más adelante en otro artículo, pero para darte una rápida explicación por si no tienes ni la menor idea de lo que te hablo, se trata de una civilización que se cree desapareció luego de un desastre natural y que hasta ahora, no ha sido hallada pero en la que se cree, los seres humanos tenían un nivel muy superior de conciencia.

Para continuar con mi historia, te decía que una de las informaciones más sorprendentes que encontré dice justo eso, que somos una especie de hijos de esa civilización pero con una gran diferencia en la historia: en lugar de evolucionar como siempre hemos pensado que lo hicimos, el ser humano, al menos en el plano de la conciencia, descendió y en una escala del 1 al 10 en la que teníamos 10, quedamos disminuidos en nuestras capacidades más básicas y rudimentarias que se ubicarían entonces entre 2 y 3 en esa misma escala.

En este artículo te contaré qué tiene que ver Atlantis con el Merkaba y por qué relaciono estos dos asuntos en uno solo, además de obviamente, explicarte en el caso de que no lo sepas, qué es el Merkaba y cómo podemos comprender su existencia en nuestra vida. ¡Comenzamos!

Todo comenzó en la Atlántida

Se cuenta en el mundo espiritual y metafísico, que la existencia humana no data de de hace 4 o 5 mil años antes de Cristo, sino que desde hace al menos 16 mil años Ac, los seres humanos habitan este planeta pero no con una existencia como la que conocemos hoy en día ni como la que se nos ha dibujado en nuestra memoria reciente.

Por el contrario a esos hombres que nos mostró la Teoría de la Evolución, los seres humanos no eran tan rudimentarios ni básicos, sino por el contrario, eran seres con una alta capacidad de conciencia e inteligencia que se cree, se movían entre las distintas dimensiones y que además, eran capaces de alimentarse y hasta de respirar de maneras muy distintas a las que tenemos en la actualidad.

Sin embargo, en esa civilización llamada Atlantis y que hoy es un enigma para una parte de la humanidad, sus habitantes habían creado además de una comunidad inteligente que se movía y giraba en torno a las energías del cosmos, también una gran cantidad de artefactos muy evolucionados con los que se protegían y una de esas maneras de hacerlo fue a través de un Merkaba llamado Tetraedro energético.

Esa protección que forma parte de las figuras de las que se habla en la Geometría Sagrada, habría quedado suspendida en el universo, específicamente en nuestro planeta, luego de que un meteorito golpeara la tierra y desapareciera, literalmente, a la Atlántida y a su civilización.

Algunos aseguran que ese Tetraedro Energético no es más ni menos que el famoso y documentado Triángulo de las Bermudas, un espacio geográfico ubicado entre La Florida, Las Bahamas y Puerto Rico, que se compone entre otras cosas, no solo del misterio por todas las naves y embarcaciones que allí han desaparecido, sino además, por un campo electromagnético que sería una especie de portal entre las distintas dimensiones universales.

Pero volviendo al tema del nivel de conciencia de los seres humanos, como ya te dije, al parecer, éste en lugar de evolucionar, involucionó, por lo que entonces, el ser humano dejó de ser un ser consciente de lo que ocurría en el Cosmos y llegó a convertirse en básicamente, lo que somos hoy en día.

¿Y qué pito toca el Merkaba en todo esto? Bueno, resulta que así como todos los cuerpos del universo contienen ese campo electromagnético, la civilización de La Atlántida también gozaba de él y hoy en día, en el mundo espiritual se piensa que podemos volver a tenerlo si sabemos cómo hacerlo.

Entonces, para resumirte hasta este punto, el Merkaba es un campo de energía formado alrededor de nuestro cuerpo que nos permitiría entre otras cosas, movernos entre las distintas dimensiones universales pero además, al unirse con nuestra energía vital, logra conectarnos con el magnetismo que mantiene el equilibrio entre el planeta Tierra y la humanidad por lo que el Merkaba es eso que nos mantiene a nosotros en equilibrio con ella.

Puede verse también como un estado de conciencia, ese que se dice que teníamos en  la civilización de La Atlántida y que debimos haber alcanzado nuevamente hace miles de millones de años.

¿Qué más sabemos de él?

Aunque muchas son las religiones, doctrinas y filosofías que le han nombrado, una de las historias más conocidas, aunque no se usa el nombre del Merkaba como tal, está contenida en la Biblia, dónde se le menciona como el vehículo del ascenso o rescate de Dios.

De hecho en Ezequiel 1:4-26, se refieren al trono-carroza de Dios, como un vehículo de cuatro ruedas conducido por cuatro Querubines de cuatro alas y cuatro caras: hombre, león, buey y águila.

Y si te preguntas que tiene que ver un trono o carroza con este tema, te explico entonces que tiene que ver con casi todo pues el significado de la palabra Merkaba quiere decir algo así como un vehículo que nos permite mover nuestra luz (energía vital) entre las distintas dimensiones.

Específicamente, Merkaba es un término del antiguo Hebreo que significa Carroza y tiene una raíz consonántica (r-k-b), que tiene el significado general de dirigir (a un animal, en una carroza), por lo que entonces, fue referida en la Biblia para referirse al carro celestial que transportaba a Dios.

Además se cree que esta es en realidad una palabra egipcia (descompuesta en las tres partes de Mer, Ka y Ba), que significaría algo así como transportar luz de protección.

Mer significa que nuestro cuerpo está compuesto por dos campos: Energía y Luz que giran entre sí de manera inversa; Ka es la silaba que identifica a un Espíritu individual e inteligente que está en constante evolución de la conciencia y Ba, es el concepto que se tiene del cuerpo físico.

Entonces, hasta ahora el Merkaba se refiere a un cuerpo de luz que está diseñado a nuestro alrededor con la finalidad de permitir que podamos pasar a través de las distintas dimensiones, así como que logremos comunicarnos con los diferentes universos, partiendo del punto de que cada elemento presente en la creación, tiene también un campo de energía que lo envuelve.

La naturaleza de este campo alrededor nuestro es cristalina y geométrica y los humanos deberíamos irradiarla incluso antes de nuestro nacimiento, es decir, desde nuestra concepción.

El Merkaba y la Geometría Sagrada

El Merkaba está fuertemente conectado con la geometría sagrada y de hecho, sabiendo esta información, si prestas atención verás en todos los lugares naturales en los que podrás encontrar el Tetraedro, así como las formas geométricas que lo componen.

Te cuento por si no sabes cómo se ve el Tetraedro, que éste es muy similar a una estrella de David pero en una versión tridimensional. Esas formas geométricas de las que te hablo, giran a su alrededor pero en direcciones contrarias, lo que hace entonces que cree un campo energético perfecto durante ese movimiento.

Esa ha de ser una de las razones por las que su figura se asocia al equilibro y a la estabilidad y por la que además, se le relaciona con la energía del Plexo Solar, que recordemos que habla del poder personal.

Esta figura compuesta, tiene un tetraedro superior que simboliza la fuerza masculina, mientras que el inferior representa a la femenina, por lo que estos elementos se relacionan con la tierra y el cosmos; el reino físico y el espiritual y también con la luz y la oscuridad, entre otras representaciones de fuerzas opuestas que al unirse crean armonía.

Y es que el hecho de que permanezcan girando en direcciones opuestas, hace pensar en la posibilidad que a través de ese equilibrio logrado, se forme el vehículo de luz que lleve nuestro cuerpo y espíritu hacia la conciencia máxima.

Como te dije antes, la forma de Merkaba se puede encontrar en todo lo que nos rodea, por ejemplo en el agua, células, plantas, animales, entre otros por lo que no cabe duda que el propio universo fue el encargado de diseñar esta energía.

¿En qué me beneficia todo eso?

Bueno, para empezar te diré que casi todos los seres humanos, en la actualidad están rodeados de un campo electromagnético inactivo o con movimientos extremadamente lentos que no permiten que la energía que requerimos entre a nosotros.

De hecho, hay quienes piensan que en la tan nombrada Atlántida, los seres humanos ni siquiera se alimentaban con comida como lo hacemos nosotros, sino que absorbían los nutrientes del sol a través de la fontanera o mollera, pues la Glándula Pineal o Tercer Ojo, era usada para distribuir, por llamarlo de alguna manera, esa energía en el resto del cuerpo.

Siendo así entonces, al estar desligados de los nutrientes que puede aportarnos el sol y la tierra, los seres humanos caminamos por el planeta sintiendo un desequilibrio en nuestra vida, así como en las interacciones que tenemos con el mundo e incluso, con quienes nos rodean.

Tanto es así, que se piensa que al estar desprotegidos de lo que debería ser nuestro campo electromagnético, estamos prácticamente a merced de las alteraciones que ocurren en el campo magnético de la madre tierra, el cual por cierto, sufre alteraciones de todo tipo como por ejemplo las que se presentan en la actualidad y que incluyen explosiones solares, cambios climáticos, equinoccios, entre otros, que definitivamente influyen en nuestros patrones de conducta, pensamiento y comportamiento.

Por ejemplo, psicológicamente hablando, el ser humano puede sentir ataques de pánico, sensación de no encontrar el sentido de su vida, necesidad de experimentar soledad, miradas perdidas, necesidad de ser confortado, miedo, depresión, agresión, irritabilidad, sensación de estar perdido, confusión, alteración, así como sensaciones de no encajar en el tiempo, como si éste pasara muy rápidamente.

Siendo así, entonces el ser humano vive y se mueve en el mundo en un momento en el que la Tierra en su proceso de cambio de ciclo (equinoccios), hace su transición dimensional que, entre otras cosas, produce el debilitamiento del campo magnético terrestre.

Por eso, muchos tienen esa sensación de caminar entre dos mundos: Uno que conocemos pero al que ya sentimos no pertenecer pues su sistema de códigos y de patrones ya no nos funcionan y otro que sabemos que está ahí, pero al que no sabemos llegar aún.

Entonces, la manera de sintonizarnos y mantener esa conexión con la Tierra es justamente, mover ese campo electromagnético y restituir en él su movimiento real.

Y es que te lo explicaré de este modo: Imagina el sol, en medio estás tú y por debajo, la tierra que pisas. Esa es una trilogía que debe existir y cuyos campos electromagnéticos deben estar unificados.

Al no ser así porque la tierra está reordenándose a sí misma y a sus propios campos que ya no tienen que ver con los nuestros, lo recomendable es que nosotros, para evitar todo lo que conlleva estar desalineados con esas energías, podamos activar nuestro propio Merkaba, porque sí, ya te dije, nosotros tenemos el nuestro como todo lo que se mueve en este universo, pero, el nuestro está débil y casi inmóvil.

Y te diré más, este campo del que te hablo, es un campo de energía que existe a tu alrededor cuando te encuentras en un espacio de amor incondicional y que te hace estar protegido de todo.

Entonces, hasta este punto de la lectura tenemos que la Merkaba es un vehículo que puede trasladarnos entre las distintas dimensiones pero además, es una fuente de poder que cada uno de nosotros tiene a su alrededor y que al activarse, sirve como un escudo protector.

Esta sección comenzó con la pregunta de cómo beneficia la vida de las personas activar su Merkaba, pero definitivamente, es necesario que también especifique la manera en la que nosotros podemos percibir que no está activa la nuestra.

Así que te cuento que hay una serie de situaciones que tal vez, te hagan entender mejor este asunto. Presta atención:

  • Nos rodeamos de personas con las que nos identificamos totalmente, o por el contrario, algunos de quienes nos rodean, comienzan a salir de nuestro entorno de manera abrupta.
  • Creamos relaciones afectivas nuevas, con personas que tengan energías similares a las nuestras.
  • Experimentamos sincronicidad en muchas de las áreas de nuestra vida. Es como si de un momento a otro, todo se alineara para que las cosas sucedan y aunque no entendamos cómo todo se soluciona, así es. Todo se organiza.
  • Experimentamos sueños recurrentes, vividos o esos que son como una continuación en la noche siguiente, así como algunas premoniciones.
  • Sensaciones físicas como electricidad en el cuerpo, hormigueo, cansancio, taquicardia, náuseas, dolores de cabeza y de huesos, sueño, fiebres y cambios generales en la temperatura corporal.

Todos esos son síntomas de que nuestro campo electromagnético está presente y tratando de fortalecerse para unirse en armonía perfecta con los campos del sol y de la tierra.

¿Cómo activar el Merkaba?

Como casi todo en el mundo espiritual, la meditación es una de las maneras más eficaces de activar esta energía cristalina que nos rodea, así como de fortalecer la geometría sagrada que permite alinear nuestra mente, cuerpo y corazón.

Se supone que nuestra energía o campo Merkaba, se extiende a unos 18 metros alrededor nuestro y gira a una velocidad tan rápida como la de la luz; sin embargo, como te dije antes, la mayoría de los seres humanos no solo la desconocen sino que esa misma falta de atención y uso, ha logrado incluso, bloquearla.

La buena noticia es que el Merkaba puede crearse o bien, activarse nuevamente mediante limpiezas y correcciones de los campos electromagnéticos, curación y apertura del corazón, además de lo recomendable que es el uso de las combinaciones de respiración, mudras y movimientos.

Con esto, podríamos liberarla del desuso y de los conflictos emocionales que han ido deformando nuestras energías y por consecuencia, a nuestro campo electromagnético.

Para activarlo, podemos empezar primero con una limpieza energética de nuestro cuerpo y luego, aprender a respirar Prana y si no sabes qué es te cuento, que es más de lo que te dije al principio, así que te lo explicaré nuevamente en este punto para que lo relaciones mejor.

Durante lo que algunos llaman Edades de Oro, que no es más que la civilización de la Atlántida, los humanos respirábamos prana de manera natural, a través de la zona blanda que tenemos en nuestras coronillas al nacer.

Sin embargo, aunque ya esta respiración para el ser humano no es natural debido a que nuestros cuerpos involucionaron, la olvidaron y nuestro cráneo se endureció y se cerró, todavía la necesitamos para sobrevivir.

Esta respiración se hace a través de tu tubo pránico que es una especie de canal que atraviesa el centro de tu cuerpo a través de tu glándula pineal y el perineo y que en la parte superior de tu cuerpo, se extiende y se conecta con tu chakra de la coronilla (cósmico) y con el ápice del tetraedro masculino de tu Merkaba, mientras que por la parte inferior, se extiende por debajo de tus pies y se conecta con la madre tierra y el tetraedro femenino.

Este tubo de prana es también el canal por el cual la energía Kundalini o fuerza vital, sube desde la base de la columna vertebral, a través de los centros energéticos del cuerpo (chakras) hasta la coronilla, abriendo el ser a la consciencia cósmica.

Se respira esta energía de fuerza vital hacia arriba, desde la tierra hasta tu chakra del corazón, y hacia abajo desde lo cósmico por encima de ti, hasta tu chakra del corazón, de manera continua con la intención de recordar a tu cuerpo cómo hacerla hasta que lo haga de manera automática, siempre.

Esta respiración consciente te hará centrarte y activará todo tu sistema de chakras, lo cual sin dudas, es un paso más en tu evolución hacia el mundo místico y universal, pero especialmente, hacia tu encuentro directo con tu Ser Superior


Es pertinente que sepas que el resultado de estos ejercicios no solo nos aleja del estrés diario, sino que además, nos acerca a la claridad de nuestro pensamiento, además de armonizar nuestros dos hemisferios cerebrales.

Al ser así, no solo lograremos cambiar y armonizar nuestra percepción del medio ambiente , sino desligarnos de miedos, fobias, procesos de ansiedad y otros trastornos, pues como atraídos por un imán, la serenidad y el balance entre tu mente y tus emociones, llegarán para quedarse en tu vida.

Esta técnica tiene efectos sorprendentes en pacientes con padecimientos psiquiátricos, insomnio, neuralgias, trastornos de conducta en adolescentes, mujeres embarazadas y virus que afectan el sistema inmunológico.

En la Web podrás encontrar muchas meditaciones para activar tu Merkaba y facilitar de esta manera tu crecimiento espiritual y la activación profunda de tu energía lumínica.

Así que por hoy me despido asegurándote que Merkaba es una herramienta de sanación espiritual que permite el equilibrio emocional, y al mismo tiempo crea una armadura que nos protege de los embistes de las energías negativas del exterior que quieren ingresar a nuestro cuerpo. Es decir que transforma la energía interna en energía positiva y evita la entrada de toda energía que no sea benéfica.

Written by

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *